Nuestra historia

HISTORIA

Su nombre evoca quizás la existencia de un fortín medieval que sirviera de prisión, aunque nunca se encontró ninguna referencia escrita a este respecto. Su antigüedad, no se sabe, para algunos historiadores, el nombre de Torrescárcela podía ser anterior a la invasión musulmana, perduró durante la invasión y lo conservaron en la repoblación si es que quedó despoblado totalmente, pues es extraño conservar un nombre antiguo si ha estado despoblado.
Puede que Torrescárcela proceda de la época visigótica, dados los restos encontrados de vasijas en las cercanías del molino.( Según E. Arnau Basteiro y A. Balado Pachón -pertenecientes al gabinete de estudios y asesoramiento arqueológico) Informe de la supervisión arqueológica del proyecto de acometida de aguas en la comarca de la churrería. Ramales secundarios de la provincia de Valladolid. Informe inédito depositado en el Servicio Territorial de Educación y Cultura de la Junta de Castilla y León en Valladolid. Valladolid 1994) (La Comunidad de Villa y Tierra de Cuellar a finales de la Edad Media de nuestro paisano de Aldealbar EMILIO OLMOS HERGUEDAS).
Otra nota de su antigüedad es el escudo que ostenta, este escudo está formado por una Torre de cuatro plantas coronado por una cruz, no se ha podido localizar su origen, seguramente  procederá de la época de su repoblación allá por el Siglo X. Dicho escudo se ha localizado en libros antiguos referentes a los pueblos de la provincia  y también en los mosaicos de la Plaza de España de Sevilla, en la parte correspondiente a la provincia de Valladolid.

El hallazgo de este escudo me sugiere varias preguntas ¿ Como a un pueblo tan pequeño, lo concedieran el honor de tener escudo de armas? ¿Cuales fueron sus méritos? ¿Quien se lo concedió y cuando?

Tambien en el frontal de la Iglesia han salido a la luz columnas y capiteles,que bien pudieran ser restos del atrio de una antigua ermita Visigoda o románica.
Parte de esta herencia también son los aljibes horadados en la greda del suelo que se han encontrado, que pudieron servir para guardar el grano o las vituallas de las racias de Almanzor. (Hay otros aljibes hechos en piedra, en el despoblado de Hontalvilla del Monte).

Pero esta repoblación se halla indirectamente atestiguada por el testimonio de su posterior despoblación en ese mismo siglo X, el año 977, como consecuencia de una de las primera campañas de Almanzor.
Hizo Mahammad ibn ibi Amir la campaña de Cuéllar. Fue una aceifa de una penetración de la muralla el miercoles 1 del mes sawwal del referido año 366, (que correspondió al día 23 de mayo de 977). Regresó el martes 6 de dul-quda del mismo año, al cabo de 35 días.
La repoblación de la zona , así como la de todos los demás asentamientos cristianos del sur del Duero, van a ser barridos por la ofensiva de Almanzor y de su hijo y sucesor Abd al-Malik, que se extiende desde el 977 hasta el 1008. Probablemente la repoblación definitiva sea anterior a la conquista de Toledo (1085), pues ya en 1093 aparece una donación en favor de Santa María de Valladolid en Torre de Don Velasco, hoy despoblado La Torre, en el término de Vallelado: In uilla que dicitur Torre de Dommo Uelascho, supra fluminis Zega, in territorio Quellar.
Y en la dotación otorgada a la misma iglesia de Santa María la Mayor de Valladolid por el Conde Pedro Ansúrez, el 21-V-1095, se contiene una serie de propiedades en Cuéllar y en su Tierra: Eciam adicimus intus Collar aecclesiam Sancti Petri cum suos solares et cum quanta ibi lucrare potuerimus; et in Lobingos aecclesiam Sancti Martini cum suo solare et aliam curtemin uilla cum omni sua hereditate; etiam offerimus decimum de Collar, et de Lobingos et de Frunmales de Uilla Oria et de Turre de Don Belasco, et istam concedimusper totam nostram uitam, et post discessum nostrum quisquis tenuerit hanc hereditatem sine ulla contempcione reddat de cimum aecclsiae Sancteae Marie superius nominarum. (Historia de Cuéllar)
Estos documentos constatan que hacia 1093-95 la repoblación de la Tierra de Cuéllar ya había alcanzado cierta extensión y arraigo, bajo la dirección de Pedro Ansúrez, el cual se encargaría de repoblar la zona con los habitantes de sus tierras de Saldaña, Carrión, Monzón y Torremorjón, como lo demuestran algunos topónimos Narros (navarros), Bahabón (del lugar del mismo nombre en Burgos),  Gallegos.
Aunque no está documentada la constitución de la Comunidad de Villa y Tierra, esta se nos presenta ya actuando el 21 de Marzo de 1147, cuando otorga al Abad de la Armedilla ciertos terrenos y el amojonamiento de los mismos: Concilium de Collar … voluntate spontanea nemine cogente, concedimus locum illum sante Maria de Armedilla domino Raimundo.
Esta Comunidad es una de las más extensas de todas las Comunidades de Villa y Tierra de la Extremadura Castellana, limitaba al Norte con la Merindad del Infantazgo de Valladolid y la Comunidad de Villa y Tierra de Peñafiel; al este, con las Comunidades de Fuentidueña y Sepúlveda; al Sur, con la villa episcopal de Turégano, la Comunidad de Segovia, las villas de Aguilafuente y Fuentepelayo, también de la mitra segoviana y de nuevo con la Comunidad de Segovia, y al Oeste, con las Comunidades de Coca, Íscar y Portillo.
Además de la Villa se han conservado hasta nuestros días 41 pueblos y 49 despoblados; (dentro del término de Torrescárcela están los despoblados de Hontalvilla del Monte y La Piquera ). La Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar está dividida en cinco sexmos, a saber: La Mata, Valcorba, Hontalbilla, Navalmanzano y Montemayor que junto al de la Villa forman los seis sexmos. Y ya mucho tiempo después se hace referencia a Torrescárcela, que dice:   A este lugar (Torrescárcela), aldea de Cuéllar, el 4 de Junio de 1519, otorgó provisión Carlos I para que pudiese coger la cosecha que tenía en ciertos lugares comunes donde pacían los ganados de los vecinos de Peñafiel, y que éstos querían talar y destruir. Al finalizar el siglo XVI pertenecía, en lo eclesiástico al obispado de Segovia, vicaría de Cuéllar.(Enciclopedia Gráfica Ilustrada)

Con la creación de las provincias en el año 1833, las comunidades de Villa y Tierra dejaron de existir administrativamente, y en algunos casos fueron distribuidos sus sexmos o partes en más de una provincia, como ocurrió en nuestra Comunidad que los sexmos de Valcorba y Montemayor se adjudicaron a la provincia de Valladolid y el resto a la de Segovia.